La República Independiente de mi casa: PETORIA

26 12 2009

Alberto Peña

En este capítulo (2×18, E. Peterbus Unum), un hecho tan gratificante como que hacienda te devuelva dinero, se convierte en un conflicto internacional.

Después de que sus amigos le digan que en la devolución de la renta les han dado más de 500 $ a cada uno, Peter se dirige a la oficina de hacienda a reclamar su parte para construir una piscina en casa. Después de ver que no le devuelven ni un centavo se pone a excavar la piscina él y topa con el tendido de luz de su barrio. Cuando se de dirige al Ayuntamiento, el alcalde Adam West decide borrar del mapa de la ciudad y de los EEUU  la parcela de los Griffins, por lo que Peter decide crear un país del tamaño de la parcela de su casa llamado Petoria.

A partir de aquí comienzan los problemas, ya que la actitud del gordo cambia y, como el cree que le ampara la ley de diplomático, empieza a hacer el vándalo allá por donde pasa. Incluso en una reunión de las Naciones Unidas, se queja de que su sitio en el Congreso está muy lejos. En la comida habla con un colega iraquí que resulta ser Saddam Hussein y que le “aconseja” sobre lo que puede o no hacer como líder de un país.

Como era de esperar, el Presidente Peter decide actuar, y a falta de su piscina en el jardín decide que la de su vecino Joe será la nueva provincia de Petoria. Esto desata un conflicto internacional surrealista entre los EEUU y Petoria por un territorio, la piscina de Joe, antiguamente en América y ahora invadida por el país liderado por Peter.

Los EEUU destapan todo su armamento y cercan la frontera con Petoria, le cortan la luz, el agua y el gas, y quedan incomunicados en su casa sin poder salir, a base de luces de minero y velas por la noche, y de los suministros que tenían en la despensa por el día.

Pero Peter es capaz de darle un nuevo vuelco a la situación y decide organizar una fiesta e invitar a todos los teóricos enemigos de EEUU para que le otorguen su ayuda. Así, figuras tan conocidas como la de Fidel Castro, Saddam Hussein o Mahmud Ahmadineyad, gozan de una barbacoa en el país de Peter y juegan entre ellos como niños pequeños. La situación es un descontrol y la única que parece razonar es Lois, que harta de pasar penurias decide cruzar la frontera y pasar al lado norteamericano. Ante un inminente ataque con un misil que casi toca la nariz de Peter, este decide echarse atrás y negociar con el alcalde West, que por muchas condiciones que le ponen, no cede ni por un mero bolígrafo de oficina.

Parece que el caso de Petoria pasó a los anales de la historia, pues al final aparece una clase de colegio del futuro, y todo el capítulo parece la clase de una maestra.





El Bar de Moe

22 12 2009

Alberto Peña

El Bar de Moe es un asqueroso y sucio antro que ha sido y sigue siendo un lugar de culto en la serie Matt Groening. Es raro encontrar algún personaje que no halla pasado por allí, mención aparte de los habituales clientes de Moe, como Homer, Carl y Lenny, Sam y Larry, y como no, Barnie, que es el principal cliente del bar. Muchos años lleva Moe al frente de esta taberna y muchas cosas han visto sus ojos entre esas paredes. Atracos, desmayos, bailes, conciertos, incluso cumpleaños de niños, al igual que muchas son las caras conocidas que han hecho un alto en el camino, para tomar una refrescante Duff apoyados en esa barra.

Pero no siempre ha sido un mugriento tugurio, incluso en un capítulo, llegó a ser un local familiar y cambio su nombre por El Rancho Familiar del Tío Moe, donde se servían comidas y se celebraban cumpleaños, pero Moe no pudo con todo esto y le venía muy grande aquel negocio, por lo que volvió a su cuchitril habitual.

Muchas han sido las caras conocidas que han pasado por allí o han actuado, como U2, Aerosmith, Red Hot Chili Peppers, Stephen Hawking o Jay Leno. Incluso el famoso grupo Solfamidas, integrado por Homer, Apu, Skinner y el propio Moe, nació entre jarras de cerveza y borrachos, llegando a ser número uno durante un tiempo, y dando un concierto conmemorativo en la azotea ante todo el pueblo.

Otro hecho importante que ocurrió en la Taberna de Moe fue la creación del ‘Flameado de Moe‘, que realmente fue una creación de Homer con un jarabe infantil de Bart. El tabernero le robó la receta y ganaba dinero a espuertas con ese cóctel, hasta que Homer apareció entre la multitud desvelando la receta, que en ese momento estaba a punto de vender Moe por un dineral.

Por último hay que remarcar las numerosas e insufribles bromas que se escuchan cuando se descuelga el teléfono. Son todas obras de Bart y consigue siempre hacer que Moe parezca un idiota ante su clientela.

Moe: ¡Taberna de Moe!
Laura (vecina de Bart): Quisiera hablar con la señora Chondo.
Moe: ¿Quién?
Laura: De nombre Estoyca.
Moe: Un momento, voy a ver. (Llamando) Estoyca Chondo. Vamos señora, creo que es por usted, Estoyca Chondo

 

Moe: ¡Taberna de Moe!
Bart: ¿Señor Revés?
Moe: ¿Cómo?
Bart: Revés, de nombre Stal.
Moe: Un momento, (llamando) ¿Stal Revés? ¿Alguno de ustedes está al revés?





Museo de Cabezas

20 12 2009

Alberto Peña

En el mundo de Futurama también hay cabida para los personajes famosos de nuestra época, pero no exactamente como los conocemos ahora.

Nuestras estrellas, presidentes, actores, deportistas y demás personajes públicos, toman vida en el año 3.000 gracias a un proceso de conservación de sus cabezas. ¡Si, de sus cabezas! Éstas están sumergidas en pequeños tanques con un líquido que las mantiene en plena forma, incluso siguen vivos, hablan y participan de la vida de Nueva Nueva York.

Muchos de ellos están expuestos en el famoso Museo de Cabezas y pueden ser visitados por quien esté interesado en ello. Así, personajes como George Washinton, Dennis Rodman, Leonardo DiCaprio, Pamela Anderson o George Foreman, aparecen vivitos y coleando, y con muchas ganas de cháchara.

Mención aparte tiene Richard Nixon, antiguo presidente de los Estados Unidos, que aparece repetidas veces en la serie, incluso, en uno de los capítulos, compra el cuerpo de Bender y toma forma. Más tarde, en ese mismo episodio, conseguirá un megacuerpo robot con el que atemoriza a todos.

Es una imagen caricaturesca de los conocidos personajes que copan nuestra actualidad, pues no pueden sino depender de un bedel para ser transportados de un lugar a otro. Una chapa con su nombre en el borde del recipiente que les contiene es la única seña de identidad que les queda. Como no podía ser de otro modo, Matt Groening también toma parte en esto y, su cabeza, también aparece representada en la serie.

En uno de los capítulos se puede observar gran cantidad de estas testas famosas expuestas en el museo, que se divide en zonas dependiendo de la profesión que tuviera cada cual en su momento. Resulta gracioso ver como discuten entre presidentes, teniendo en cuenta que son meros objetos situados en una repisa a la vista de la gente.





La juventud de Springfield

19 12 2009

Alberto Peña

Milhouse Van Houten: es el vecino de Bart y su mejor amigo. El pelo pincho y el del pelo azul van juntos a clase en la escuela primaria. Está enamorado de Lisa, y no pierde un segundo cuando está a su lado para intentar seducirla, pero siempre acaba siendo frustrante para él. Sus padres están divorciados.

Nelson Muntz: es el gamberro de la ciudad, y el cabecilla de la banda de adolescentes del colegio. Vive en un cuchitril con su madre que apenas le presta atención. Se dedica a atentar contra los empollones y gafulis del colegio y no es capaz siquiera de sacar buena nota en algún examen. En cierto momento, tuvo una relación con Lisa que hacía pensar que iba a cambiar, pero su sangre rebelde pudo más que el ansia de Lisa por cambiarle.

Ralph Wiggum: es el hijo del jefe de policía Clancy, y parece haber heredado los genes inútiles, torpes y desastrosos de su padre, pues no sigue el ritmo de las clases y apenas tiene ningún amigo. Sus frases son un tanto estúpidas e infantiles para la edad que tiene, pero parece tener un gran corazón.

Martin Prince: es el chico más listo del colegio, podría ser lo más parecido a Lisa en chico, pero resulta un tanto repelente y resabiado. Suele ser el blanco de los matones y es habitual verle colgando de alguna percha o resignándose tras una burla. Parece ser la imagen del científico Frink, pero en su etapa en el colegio.

Sherry y Terri: son dos gemelas con el pelo azul de la clase de Bart, que aparecen en la serie esporádicamente.