Terroristas en el vecindario

18 01 2010

Alberto Peña

Este capítulo de American Dad (1×06, “Inseguridad Nacional”) es una gran crítica a la amenaza terrorista por parte de islamistas que sufre Estados Unidos. La forma en que trata Stan Smith a sus nuevos vecinos iraníes, como si de miembros de una célula terrorista se tratara, es una dura crítica hacía el trato que reciben un gran número de inmigrantes árabes que residen en Norteamérica a raíz de las sospechas generalizadas desde los atentados del 11 S.

El capítulo comienza con la preparación de una gran fiesta vecinal en el jardín de la familia Smith, en la que Francine hace prometer a Stan que se comportará y dejará de lado su trabajo como agente de la CIA, sin cacheos, interrogatorios ni suposiciones. Todo marcha estupendamente hasta que van a anunciar el evento a sus vecinos nuevos, Bob y Linda Memari, un matrimonio iraní que acepta de buen grado ir a la celebración.

Pero como no podía ser de otra manera, Stan comienza a sacar su lado más patriótico y las sospechas, sin prueba alguna, de que sus vecinos son terroristas islámicos empieza a revolotear por su cabeza. Por eso mismo decide que su hijo Steve debe apuntarse a los Boy Scout para hacerse un hombre, pero resultan no ser el grupo de jóvenes buenos y generosos que estamos acostumbrados a ver.

Mientras se desarrolla la fiesta y Francine intima con todos sus vecinos, Stan se dedica a cachear e interrogar a los Memari. En otro lado de la ciudad Steve recita el juramento Scout con una cerilla encendida en la mano, y en un momento la lanza provocando un incendio en un cenador. Cuando Stan ve el humo desde su jardín cree que es un ataque terrorista y saca todo su armamento para disolver la fiesta y apuntar como autores del desastre a sus vecinos iraníes. A partir de este momento su esquizofrénica obsesión le lleva a elaborar un plan para hacer que confiesen los supuestos terroristas, y crea un pequeño campo de concentración en su jardín, para más tarde, invitar a sus vecinos y encerrarlos entre las vallas electrificadas, torretas de vigía, ametralladoras automáticas, etc., como si de Auschwitz se tratara.

Así y contra la opinión de Francine y Hayley, retiene a sus vecinos en el cerco del jardín sin agua ni comida y sin dejarles dormir a expensas de que suelten una confesión. Hayley decide llegar con todos los demás vecinos para apoyar la causa y presionar a su padre para que los libere. Francine decide que lo mejor será fingir que es una fiesta temática y que todo es un montaje de Stan, que es acusado de ser el terrorista, y piensa que los Memari le han lavado el cerebro, por lo que se mete en el trastero del jardín y él mismo se somete a una dura sesión de tortura.

Dura crítica de Seth MacFarlane al trato que reciben los ciudadanos árabes por parte del colectivo más conservador de EEUU.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: