Titanic en versión espacial

13 01 2010

Alberto Peña

En el capítulo 1×10 “Un vuelo para recordar”, Matt Groening hace una parodia de la historia del famoso trasatlántico, aunque más bien parece ser una versión humorística y sarcástica de la película de James Cameron Titanic, pero con unos pequeños cambios de guión dignos del año 3.000.

En esta ocasión, los trabajadores de Planet Express disfrutan de unas merecidas vacaciones a bordo del crucero espacial Titanic, en un viaje de placer y disfrute que se tornará en una peculiar tragedia. Y es que desde el principio de la historia las similitudes con la película real son constantes, incluso aparece Leonardo DiCaprio, o mejor dicho su cabeza en un frasco, con el que bautizan al barco antes de zarpar. Al mando el gran capitán Sab Branigan, eterno enamorado de Leela, acompañado de Kiff su fiel acompañante extraterrestre.

El crucero se divide en diferentes clases como en la película original, primera, segunda, tercera, lavandería, entrañas del barco y cubierta fiesta, esta última es la que aloja a Fry, Leela, Amy y Bender en un cuchitril sucio y pordiosero al que llaman camarote. Antes de bajar allí Bender se fija en una guapa robot de clase alta e intentará por todos los medios hacerla suya, encarnando el papel de Leonardo DiCaprio en la versión oficial. Al mismo tiempo una maraña de mentiras entre Fry, Leela y Amy supondrá la otra historia de amor paralela del episodio.

Mientras, Bender trata de seducir a la Condesa robot haciéndose pasar por un miembro de primera clase, pero siempre con su afán de ladrón saquea el bolso de la señorita. Más adelante se sucederán las clásicas escenas de la película Titanic, pero con un toque de humor y rasgos característicos del futuro.

Por otro lado el capitán Branigan decide cambiar de rumbo, poner los motores a toma máquina y saltarse el itinerario inicial, dando lugar a un viaje entre cometas y asteroides, a los que califica de iceberg del espacio, haciendo un símil con el film de James Cameron, y posteriormente cambia de nuevo el rumbo hacia un agujero negro que será fatídico para la nave.

Durante este tiempo, Bender esta en el camarote de su amada y a raíz de este momento la historia se narra a partir del guión original. Bender intenta robar una pulsera de oro y brillantes, haciendo la semejanza con el colgante que tenía Kate Winslet, pero no puede por sus sentimientos hacia la Condesa. Pero al ir a invitarla a una copa en el bar, la cual no paga, los miembros de seguridad le dan una paliza y su amada se entera de que en realidad es un pobre robot, y aun así le sigue queriendo. La siguiente imagen de los enamorados es la típica clásica secuencia en que Kate Winslet está desnuda en un sofá mientras Leonardo DiCapario la dibuja, haciendo parodia de esto y en lugar de un lápiz de carboncillo, Bender parece ser una impresora y en vez de retratarla desnuda, dibuja sus circuitos. Después se puede ver la imagen más famosa de la película del trasatlántico, en la que Bender sujeta a su querida por la cintura en la proa del barco mientras esta abre los brazos como si volara, pero por el peso de la chatarra de sus cuerpos acaban hundidos en la cubierta el crucero, dándole un vuelco cómico a la versión original. Acto seguido se ve como entran en un coche del garaje de a bordo como así ocurriera en realidad.

Después de todas estas similitudes, la escapada del barco también resulta algo familiar, cuando en lugar de botes salvavidas hay capsulas propulsadas, pero en vez de haber de menos, hay las suficientes, aunque el profesor Farnsworth ya estuviera disfrazado de niño.

El final trágico de la historia da la vuelta y en esta ocasión es la joven robot la que acaba siendo aspirada por el agujero negro y Bender sobrevive.

Gran parodia de la película original, siempre con los toques de humor de Matt Groening, y muy bien llevada la semejanza con la versión original, siempre guardando las distancias con el mundo futurista creado por el autor.





Hitler en Padre de Familia

11 01 2010

Alberto Peña

Muchos son los personajes que aparecen en la serie de Seth MacFarlane, pero el autor parece tener un cierto “aprecio” por la figura de Adolf Hitler, a quien caricaturiza numerosas veces a lo largo de los episodios de Padre de Familia.

Desde ironía, el sarcasmo y la sátira, la mentalidad y las decisiones del Führer quedan totalmente anegadas bajo la influencia de estos dibujos, haciendo siempre parodia de las acciones que este llevó a cabo durante su vida. Así, momentos como su suicidio en el bunker junto a su cónyuge Eva Braun parecen bastante distintos desde este punto de vista, jugando a quien se envenena antes de los dos, contando hasta tres, sin que ninguno se tome la dosis letal, mientras los bombardeos asolan Berlín sobre sus cabezas.

Otro de los mejores momentos del dictador austriaco es el origen de su odio por los judíos, que parece venir de un día de gimnasio, en el que un judío cachas se regodea con dos chicas alemanas mientras Hitler apenas puede levantar dos pequeñas pesas y entra en cólera.

Sin duda uno de los gags que más polémica ha podido generar es el porqué de la idea antisemita, que según Peter cuenta en un vídeo antimariguana, esta droga causó ese pensamiento en la cabeza de Hitler. El mencionado vídeo está compuesto de unas imágenes reales de un discurso del dictador ante miles de personas, manipulado y doblado por Peter, en el Hitler admite que se le ocurrió la idea mientras se fumaba un porro.

Por último, y parece ser el mejor, en otro de los episodios, en el que Brian y Stewie viajan a la época del Tercer Reich, y el pequeño de los Griffin se disfraza de Adolf  Hitler, y cuando se encuentra cara a cara con éste, le hace el espejo para que no se de cuenta.

Después de todo y según cuenta Peter, todo queda en familia, pues resulta que su tío bisabuelo, Peter Hitler, era el hermano favorito del Führer, y en un vídeo sin desperdicio, que como no podía ser de otra manera, deja en ridículo los intereses nazis.

De cualquier forma, queda claro que Seth MacFarlane parodia de forma extraordinaria la figura de Hitler, que en otro capítulo es usada como espanta judíos, con un muñeco de trapo con su apariencia que Peter pone en la puerta de su casa.





El viaje interior de Homer

9 01 2010

Alberto Peña

Como no podía ser de otra manera, en la serie Los Simpson también hay lugar para reflexiones y viajes al interior de uno mismo. En el capítulo 8×09 “El misterioso viaje de Homer”, nuestro protagonista se embarca en un mundo de alucinaciones y paranoias que le llevarán a buscar su felicidad interior a través de su alma gemela.

Todo comienza una mañana normal y corriente en la que Marge intenta por todos los medios que su marido no se acuerde ni se de cuenta de que es el día de la Feria de Chili, porque en las anteriores ocasiones ha dejado a su familia en ridículo por haberse puesto ebrio. Homer descubre que es el día por el olor que hay en la calle y se decide a ir, embarcado en sus botas y con su cuchara de madera para probar todo tipo de chili, pero antes de salir le hace a Marge una promesa, no beberá ni gota de alcohol para que no pase lo de años anteriores. Homer se presenta ante los puestos de chili como si fuera un baquero del oeste preparado para un duelo, saca su cuchara y dispone a ir probando cada uno de los diferentes tipos. Uno por uno hunde las esperanzas de sus creadores por no ser demasiado fuerte pero cuando llega al del jefe Wiggun, este le tiene preparada una sorpresa a nuestro intrépido catador. Es solo ponerlo sobre su boca y echa a correr horrorizado por el picor, así que se llena la boca de cera de vela y se decide a repetir ante la atenta mirada de todos, comiéndose cuatro guindillas, que le llevan a una situación de trance y alucinaciones en un mundo surrealista.

Homer empieza a sufrir trastornos visuales como desfiguraciones en la cara de Flanders cuando habla con él, o cuando ve a Nelson, Barney y Edna Krabappel, cuyas caras se alargan y deforman, y los sonidos no se perciben de la misma manera. Sumido en un mundo de alucinaciones, se embarca en una experiencia que le llevará a una lucha consigo mismo. Durante este viaje no deja de estar consciente y sabe lo que hace, pero las cosas que ve, que toca o que oye, las percibe de forma muy diferente. Los colores cambian y las formas se desfiguran, la percepción es distinta a la habitual y su mente no acaba de entenderlo. A partir de aquí ve mariposas gigantes, el cielo es rojizo, se le dilatan las pupilas de forma considerable y un sin fin de alucinaciones que su mente no acaba de procesar. De esta forma no acaba de entender muy bien porque los paisajes varían de tal manera en estas condiciones hasta creer que ha roto el sol, y en ese instante cuando comprende que ha de aprovechar esos momentos de lucidez que tiene y realizar apuntes sensatos en su memoria. De nuevo intenta salir de su locura esclerócica, pero una tortuga le indica el camino que ha de seguir en su lucha mental, así corre y salta como si flotara hasta llegar a una pequeña pirámide pero cuando pretende subirla se hace más y más grande. Al llegar a la cima, encuentra a Marge e intenta explicarle, pero al girar a su alrededor se da cuenta que es otra de sus alucinaciones, ya que esta figura no tiene cara y eso no tiene sentido. Mirando al cielo encuentra un coyote que baja de la Luna para convertirse en su conciencia y aconsejarle sobre lo que debe de hacer. Este es el objetivo de sus visiones que cesan cuando entiende el mensaje que el coyote quiere darle y vuelve al mundo real, despertándose en un campo de golf.

De esta forma Homer asimila lo ocurrido y se pone manos a la obra para encontrar su felicidad a través de su alma gemela, que finalmente y tras muchas dudas resulta ser Marge.

En este episodio encontramos una reflexión sobre uno mismo a través de un viaje espiritual que, aunque tenebroso y sembrado de alucinaciones, es la forma de sentirse bien consigo mismo y con lo demás.





Los Simpsons in London

7 01 2010

Alberto Peña

Este capítulo de Los Simpsons (15×04, “Los monólogos de la Regina”) resulta ser una crítica humorística a la cultura británica en comparación con la estadounidense, dejando ver las considerables diferencias de las islas en relación al resto del mundo. Así, cosas tan clásicas como las cabinas y los autobuses rojos o el cambio de guardia del Palacio de Buckingham.

Todo comienza cuando Bart encuentra un billete de 1.000 $ que había perdido el Sr. Burns, y decide exponerlo en la Casa del Árbol como si fuera un museo. A 5 dólares la entrada Bart consigue 3.000 $ de beneficio y decide que su familia merece unas vacaciones. Mientras intentan elegir destino es el abuelo Simpson, que cuenta una historia de las suyas, quien decide que deben ir a Londres en busca de su antigua amada, y la familia esta de acuerdo. Los Simpsons rumbo a London. A partir de aquí, Matt Groening utiliza este episodio para poner en evidencia la cultura británica en base a las clásicas cosas que destacan en Londres.

La primera imagen de Londres que aparece en el capítulo es del río Tamesis a orillas del Buckingham Palace con cantidad de Mary Poppins volando a su antojo por el cielo inglés con su paraguas en la mano.

Nada más llegar al aeropuerto les recibe el primer ministro Tony Blair, que se encarga de fomentar la Gran Bretaña del siglo XXI y les recomienda los principales puntos de interés habituales para los turistas.

Cuando suben al taxi confunden a un inglés vestido de forma clásica con traje y maletín con un mayordomo al que piden una taza de té, algo habitual en los británicos, y con una pincelada de humor americano, como si todos lo llevasen encima, saca una taza del maletín donde se aprecia un juego entero de té, y se la sirve a Homer.

Durante un paseo por las calles londinenses Lisa se encuentra con la escritora de Harry Potter, J. K. Rowling, que engaña a la joven Simpson contando un final falso de la saga del pequeño mago, justo el que ella quería oír.

Otra de las grandes diferencias que destaca el autor es el cambio de la habitual comida rápida americana a base de carne y patatas fritas, por Fish & Chips, algo que no convence en absoluto a Homer. Acto seguido se observa otra imagen típica británica como es la de la chistera y la pipa de fumar, que quiere comprarse Homer en una tienda.

Los niños también tienen su parte y es sabido por todos que los dulces ingleses tienen bastante más concentración de azúcar que el resto. Bart y Lisa acuden a una tienda de caramelos e hiperactivos y con un ataque de glucosa por ingerir estos dulces, arrasan con todas las gominolas que ven. En su aventura también cogen una canoa y navegan por el Tamesis compitiendo y ganando al clásico equipo de remo que navega por sus aguas. Maggie aparece en andando por el techo mientras Lisa y Bart están bajo los efectos de los dulces, haciendo una parodia de la imagen de la película Trainspotting. Mientras sus padres suben a la noria de Londres para buscarlos y como si del Agente 007 se tratase caen al Tamesis en una de las cabinas de la atracción mientras suena la música de la película del agente secreto más famoso en el mundo.

Después aparece también Sir Ian Mcellen, actor que encarnó a Gandalf en El Señor de los Anillos.

Todo se tuerce cuando entran en coche a una de las rotondas, algo que desconocen en EEUU y después de estar dando vueltas durante mucho tiempo deciden girar bruscamente y acaban chocando con el carruaje de la Reina Isabel en la entrada del Palacio de Buckingham. Justo coincide con el cambio de guardia, que está apaleando a Homer por lo ocurrido y dejan de hacerlo para realizarlo, pero el siguiente grupo de soldados llega con su elegancia inglesa y continua con el cometido. En el juicio la Reina aparece con un collarín de diamantes y joyas preciosas mientras Homer es condenado y acaba preso en los calabozos de la Torre de Londres. Un apunte de un tabloide anuncia una exclusiva en la que se informa de una juerga que se corrieron Bart y el Príncipe Harry, haciendo parodia de las escandalosas salidas nocturnas de las que en realidad se acusó en su momento al hijo de Carlos de Inglaterra.

Muchas son las cosas que deja de relieve este capítulo, en el que Inglaterra se ve muy diferente del resto del mundo, tanto por sus formas de medida, su conducción por la izquierda, su paisaje del siglo XIX, etc.





El Pájaro es la Clave

3 01 2010

Alberto Peña

Loco, estrambótico, surrealista, pero sobre todo ornitológico. Así es este capítulo (7×02 “A Dream of Jesus”) de la serie de Seth MacFarlane, quizás uno de los mejores de todas las temporadas, una historia que habla de Jesús, acompaña con en todo momento por la canción de The Tashmen Surfing Bird.

Todo comienza en un restaurante del estilo de los 50’ en el que un disco de la sinfonola del bar resulta incluir la canción favorita de Peter. De aquí en adelante el pájaro es la clave del capítulo. Desde que llega a casa del restaurante Peter no deja de escuchar la canción y de cantarla en todo momento, incluso cuando duerme tararea la canción, llega a tal el cansancio mental de la familia por la canción que Brian y Stewie deciden acabar con el disco, se lo roban en un intento por imitar la imagen de la película Misión Imposible, y  como si fueran unos matones de una banda de los bajos fondos, dándole una paliza de muerte hasta reducirlo a cachitos.

Después de pillarse un enfado monumental a Peter no le queda otra que ir a comprar otro ejemplar del disco, pero en todas las casas de ventas un perro y un bebé habían comprado todos los que quedaban. En la última tienda que va describe que el dependiente es Jesús, hijo de Dios, que había bajado a la Tierra porque se aburría y quería pasar desapercibido, pero como no, Peter decide que lo mejor es que todo el mundo sepa quién es y le da a conocer públicamente en un fuente donde camina por las aguas, haciendo una parodia del pasaje bíblico de Moisés. De aquí en adelante Jesús se convierte en una estrella famosa que desparrama allá por donde va y acaba sumido en una espiral de autodestrucción y decide que lo mejor es volver al cielo, pero antes le deja una copia de Surfing Bird a Peter, que era lo que más deseaba, y así la historia vuelve al principio para acabar con el estribillo de la canción.

Paliza al Disco

Artos de escuchar el disco de Peter, Stewie y Brian lo roban y le dan esta brutal paliza al estilo de matones, con bate de beisbol incluido.

Surfing Bird

Uno de los mejores momentos de Padre de Familia, la forma que tiene Peter de hacer que Brian pregunte, y luego el baile y el desmayo, continuados con otro baile que parece ser interminable.

Después de gastarse 6.000 $ en un anuncio para informar de que el pájaro es la clave, se encuentra con Jesucristo en una tienda de discos.





Slurm: la bebida del futuro

30 12 2009

Alberto Peña

Ni Fanta, ni Pepsi, ni siquiera Coca-Cola, en el año 3.000 la gente bebe Slurm como refresco. Pero ¿qué es en realidad esta bebida? En el capítulo “Fry y la fábrica de Slurm” (número 13 de la primera temporada), Matt Groening desvela el origen de este refrescante y adictivo líquido envasado en latas.

Todo comienza cuando en la televisión aparece un anuncio de Slurm Mackenzie, un gusano fiestero con gafas de sol, en el que se anuncia una visita gratuita a la fábrica de Slurm para el que consiga el tapón dorado que incluye una de las latas que están a la venta. Fry, adicto a Slurm, junto con Bender, roban un nuevo aparato del profesor que genera Rayos F y permiten ver el interior de las cosas. Cansados de ir vacilando de allí para acá con el aparato y no encontrar el dichoso tapón deciden desistir y Fry se toma un Slurm para aliviar su sed, con la casualidad de que justo es esa lata la que tiene el tapón dorado, que les hace ganadores. Así, viajan al día siguiente al planeta Slurm, que es como Saturno pero con un anillo publicitario.

A la entrada de la fábrica les recibe otro gusano en traje que será el guía del grupo durante la visita. Dentro, todo es espectacular, un jardín lleno de árboles en los que crecen las latas, un río de Slurm y cantidad de Grunka Lunka (pequeños hombrecillos naranjas que trabajan allí y cantan una extraña canción).

Mientras navegan por el río y reciben las necesarias explicaciones del guía, van viendo el proceso de mezclado de ingredientes, pero no les permiten ver el ingrediente secreto que hace a esta bebida tan deliciosamente adictiva, es más, Fry sigue preguntando por el aliciente y recibe un consejo un tanto amenazador de que cierre la boca. Más adelante se encuentran con el catador de Slurm y Fry no puede resistir la sed y sigue pidiendo una lata, pero de repente llegan a una puerta en la que pone prohibido el paso, y basta con que lo ponga para que se tiren él, Leela y Bender al río y de ahí caigan por un remolino hasta una especia de gruta por donde cae el Slurm del río, que resulta no ser tal, al igual que la fábrica por donde estaban paseando.

Caminando por las grutas y esquivando a los guardias babosos que por allí pasean, encuentran el final de la cadena de montaje y una puerta que les lleva hasta el ansiado ingrediente secreto, en realidad el único ingrediente, baba de una gigantesca y asquerosa babosa reina apostada en mitad de la sala, que les ve e intenta acabar con ellos, pero consiguen escapar gracias a que Bender estira sus brazos extensibles y sortean un escurridizo precipicio, pero de ahí vuelven de nuevo a la sala del gran gusano, donde son apresados y llevados a torturar. Bender se convertirá en latas de Slurm, Leela en una nueva babosa reina para conseguir otro sabor del refresco y Fry podrá irse si se bebe una ración de Slurm concentrado recién salido del trasero del gran gusano. La adicción es tal según lo prueba que, aunque se quedan solos, es incapaz de salvar a sus amigos por seguir bebiendo. Al final consiguen escapar de la sala de tortura y son ayudados por Slurm Mackenzie, qué está arto de el ritmo de vida que lleva dando fiestas cada día y cada noche.

Durante el regreso a casa en la nave, el profesor comunica el descubrimiento a las autoridades, pero es tomado por fantasioso porque Fry, adicto a la bebida verde, consigue que no la retiren del mercado.

Este capítulo parece una crítica a los adulterantes que llevan las bebidas de hoy día para crear adicción en los consumidores y así recaudar más beneficios.





Como el Gato y el Ratón

29 12 2009

Alberto Peña

Realmente puede ser el conflicto más antiguo de la historia, el ratón y el gato, eternos enemigos, que luchan, el felino por comerse al pequeño, y el roedor por sobrevivir. Como no, Matt Groening también tiene su particular visión de este conflicto que aparece reflejado en Los Simpsons en los personajes animados de la serie de televisión de El Show de Krusty: Rasca y Pica.

Esta serie está compuesta por las aventuras de un ratón azul, Pica, que tortura, descuartiza y mata continuamente a Rasca, un gato negro que sufre las atrocidades de este roedor. Realmente la serie está basada en el clásico Tom y Jerry, pero con un brutal toque de violencia en cada episodio.

Lo curioso de todo es que es la serie estrella del espectáculo de Krusty, y el programa esta dirigido a los niños, por lo que supone una crítica a los dibujos animados infantiles cargados de violencia explícita.

La serie fue creada, como puede verse en el capítulo “El día que murió la violencia” de la séptima temporada, por un vagabundo de los bajos fondos de Springfield en 1919, Chester J. Lampwick, a quien le robó la idea un tal Roger Meyers Sr. y se enriqueció a su costa. En la actualidad, el hijo de este es un magnate que se lucra a costa de esa idea y ha llegado a tal el fenómeno de Rasca y Pica, que ahora existe una infinidad de merchandising, incluso un parque de atracciones temático llamado Rascapiquilandia (episodio cuarto de la sexta temporada), donde el pavor y la angustia por morir están presentes en todas las atracciones, pero sin llegar a causarle daño a nadie nunca, o por lo menos eso se intenta.

Bart, Lisa y la mayoría de los niños de la ciudad son adictos a estos dibujos animados y se divierten con las diferentes y originales muertes del pobre gato, que llega incluso a dar pena en algunos momentos. Pero en realidad, en uno de los episodios de Terror de la serie, los jóvenes de la familia Simpson se ven inmiscuidos en la serie, siendo partícipes de las brutalidades de los dos animales.

Marge, como buena madre que es y responsable de sus hijos, siempre intenta prohibirles que vean los dibujos, incluso encabezó una manifestación en contra de la violencia que éstos tenían, y consiguió que abolieran la brutalidad de la serie, pero tan solo por unos días.

Rasca y Pica no siempre han estado solos. En el capítulo 14 de la octava temporada, The Itchy & Scratchy & Poochie Show, un nuevo personaje doblado por Homer entra en escena. Se trata del perro Poochie, pero no llega a tener éxito y desaparece al poco tiempo de la serie.

Sea como fuere, la serie de Rasca y Pica no es más que una genial crítica de Matt Groening de la violencia explícita en los dibujos animados actuales, que no benefician en nada a los pequeños de nuestras casas, ni a los de Springfield, que se lo pasan en grande viendo atrocidades desmesuradas perpetradas por un ratón sobre un gato, en lugar de ver dibujos educativos y beneficiosos para ellos.

Varios capítulos de Rasca y Pica