Terroristas en el vecindario

18 01 2010

Alberto Peña

Este capítulo de American Dad (1×06, “Inseguridad Nacional”) es una gran crítica a la amenaza terrorista por parte de islamistas que sufre Estados Unidos. La forma en que trata Stan Smith a sus nuevos vecinos iraníes, como si de miembros de una célula terrorista se tratara, es una dura crítica hacía el trato que reciben un gran número de inmigrantes árabes que residen en Norteamérica a raíz de las sospechas generalizadas desde los atentados del 11 S.

El capítulo comienza con la preparación de una gran fiesta vecinal en el jardín de la familia Smith, en la que Francine hace prometer a Stan que se comportará y dejará de lado su trabajo como agente de la CIA, sin cacheos, interrogatorios ni suposiciones. Todo marcha estupendamente hasta que van a anunciar el evento a sus vecinos nuevos, Bob y Linda Memari, un matrimonio iraní que acepta de buen grado ir a la celebración.

Pero como no podía ser de otra manera, Stan comienza a sacar su lado más patriótico y las sospechas, sin prueba alguna, de que sus vecinos son terroristas islámicos empieza a revolotear por su cabeza. Por eso mismo decide que su hijo Steve debe apuntarse a los Boy Scout para hacerse un hombre, pero resultan no ser el grupo de jóvenes buenos y generosos que estamos acostumbrados a ver.

Mientras se desarrolla la fiesta y Francine intima con todos sus vecinos, Stan se dedica a cachear e interrogar a los Memari. En otro lado de la ciudad Steve recita el juramento Scout con una cerilla encendida en la mano, y en un momento la lanza provocando un incendio en un cenador. Cuando Stan ve el humo desde su jardín cree que es un ataque terrorista y saca todo su armamento para disolver la fiesta y apuntar como autores del desastre a sus vecinos iraníes. A partir de este momento su esquizofrénica obsesión le lleva a elaborar un plan para hacer que confiesen los supuestos terroristas, y crea un pequeño campo de concentración en su jardín, para más tarde, invitar a sus vecinos y encerrarlos entre las vallas electrificadas, torretas de vigía, ametralladoras automáticas, etc., como si de Auschwitz se tratara.

Así y contra la opinión de Francine y Hayley, retiene a sus vecinos en el cerco del jardín sin agua ni comida y sin dejarles dormir a expensas de que suelten una confesión. Hayley decide llegar con todos los demás vecinos para apoyar la causa y presionar a su padre para que los libere. Francine decide que lo mejor será fingir que es una fiesta temática y que todo es un montaje de Stan, que es acusado de ser el terrorista, y piensa que los Memari le han lavado el cerebro, por lo que se mete en el trastero del jardín y él mismo se somete a una dura sesión de tortura.

Dura crítica de Seth MacFarlane al trato que reciben los ciudadanos árabes por parte del colectivo más conservador de EEUU.





Una historia de Amor y Odio

16 01 2010

Alberto Peña

Es sabido por todos los seguidores de Padre de Familia el afán de Stewie por matar a Lois. En los capítulos 6 y 7 de séptima temporada (Stewie mata Lois I y Stewie mata a Lois II) podemos ver una historia de amor y odio entre los dos, un enfrentamiento digno de una película de acción americana en toda regla y varios gags que merecen mención.

Todo empieza con un crucero para Lois y Peter que Brian le regala a esta por su cumpleaños. Enfadado porque no le llevan, Stewie se embarca en una aventura para conseguir matar a Lois y dominar el mundo. Después de hacerse con una lancha y armas, llega al crucero en una escena digna de una película de James Bond. Acaba con Lois de varios disparos y esta cae por la borda. Unos años después Peter esta rehaciendo su vida, incluso empieza a tener citas de nuevo, aunque no sean todo lo satisfactorias que él quisiera. Un grupo de policías encabezado por Joe decide seguir con la investigación y tras buscar en la basura de la casa de los Griffins y obtener unos dibujos de Stewie matando a Lois, acusan a Peter y lo llevan ante el tribunal. Todo queda listo para sentencia, pero en el momento del mazazo del juez Lois entra por la puerta de la sala y cuanta lo ocurrido.

Stewie es el punto de mira de la justicia y la policía, pero consigue apresar a sus familiares en casa y coge al perro como rehén, marchándose ambos en el coche en dirección a la CIA. Cuando llegan allí podemos ver una curiosa mezcla entre las dos series de Seth MacFarlane, American Dad toma partido en Padre de Familia y así, mientras Stewie se hace con el poder del mundo, aparece Stan Smith, para intentar impedírselo.

Días después Stewie aparece sentado en el Despacho Oval junto Brian, haciendo un borrador de las nuevas leyes que va a imponer, algo que Lois no consiente, y como si de Tom Raider se tratase se arma hasta los dientes y aparece en la Casa Blanca para acabar con su hijo, tras una batalla con todo tipo de pistolas, ametralladoras, cuchillos, incluso cuerpo a cuerpo, tiene que ser Peter, que llega en el momento clave quien dispare a su hijo antes de que este mate a su esposa con una escopeta. El final es digno de ver y no de contar, pero resulta ser una autocrítica del autor a su guión en estos capítulos.





Padre made in USA: “American Dad”

5 01 2010

Alberto Peña

Esta serie es otra genialidad de Seth MacFarlane, que después de triunfar con Padre de Familia se esgrimió el cerebro de nuevo para conseguir darle otra vuelta de tuerca a sus dibujos, y ya que Family Guy parecía destinada a desaparecer, de ahí salió esto, American Dad.

Esta serie se basa en el esquema de todas las de su género, con una familia como centro de atención y sus anécdotas diarias. El argumento es totalmente diferente a su otra creación, pero sigue guardando el toque de humor y sarcasmo que caracteriza a las series de este creador.

Trata de la familia Smith, encabezada por Stan, que trabaja en la CIA. Un hombre patriótico hasta la médula, paranoico y obsesionado con el terrorismo hasta el punto de llegar al racismo, xenofobia con tal de defender sus intereses familiares y la bandera de USA, orgulloso de sí mismo y de lo que ha llegado a ser, pero siempre con ganas de ser mejor que todo el mundo. A su lado se encuentra Francine, que encarna el papel de la razón en la familia, ya que las locuras de su marido suelen meterla en más de un lío. Tienen dos hijos, Hayley es la mayor, con unos 18 o 19 años, que resulta ser todo lo contrario a su padre, con ideales contrarios, con vestimenta medio hippie y siempre llevando la contraria. El otro hijo se llama Steve y tiene unos 15 años. Acude al colegio y tiene una pandilla de amigos un tanto peculiar. La obsesión de Steve es conseguir una chica que quiera ser su novia, pero las chicas en las que se fija no están a su alcance. Debería ser la viva imagen de Stan por los consejos que le da y las cosas que le dice que haga, pero Steve resulta tener al menos dos dedos de frente. Roger, podemos decir que es la mascota de la familia, aunque en realidad sea un extraterrestre que rescató Stan del Área 51, que vive en casa de los Smiths pero nadie lo sabe, por lo que se disfraza innumerables veces para no ser descubierto. También forma parte de la familia un pececillo naranja llamado Klaus, que vive en su pecera pero habla después de que la CIA lo convirtiera en eso, pero tiene un gran pasado como saltador de ski en Alemania. Encariñado con Francine no se corta a la hora de lanzarle indirectas y miradas seductoras desde su frasco de agua.

Esta serie podría parecer semejante a Padre de Familia, pero en realidad las situaciones, personalidad de cada personaje y las críticas son totalmente distintas de las que suceden en Quahog, por lo que Seth MacFarlane abarca con esta creación los campos que con la otra no llegaba a tocar.