Características distintivas de Los Simpsons

9 02 2010

Es conocida mundialmente la serie de Matt Groening por sus particulares personajes, sus escenas de humor absurdo y sus críticas a la sociedad norteamericana, pero en realidad estos dibujos tienen varias cosas características que no han cambiado a lo largo de las 20 temporadas que acontecen a la familia amarilla.

Escena introductoria

La introducción de cada capítulo no ha cambiado en 19 temporadas, creando una nueva versión para la temporada 20, pero tampoco dista mucho de la clásica. En este fragmento hay dos peculiaridades que si que cambian. La primera es la imagen donde Bart está castigado en la clase escribiendo una y otra vez algo en la pizarra. En cada uno de los capítulos, el joven gamberro de Springfield tiene un castigo distinto y lo que copia en el encerado del aula varía en cada episodio. Incluso existe una página web donde puedes personalizar tu propio texto en la pizarra en la que Bart copia.

La segunda seña de identidad es la sinfonía que toca con su saxofón Lisa cuando aparece junto a su grupo de música en clase, de la que sale entonando una melodía distinta en cada episodio.

La otra distinción es la llegada a casa de los miembros de la familia, en el momento en que Los Simpsons entran en casa y se reúnen en el sofá junto al televisor. Esta escena también cambia cada episodio y la imaginación de los guionistas parece no tener límite, ofreciéndonos cómicas y variadas escenas en el momento de sentarse en el tresillo.

Noche de Brujas

A lo largo de todas las temporadas de la serie, uno de los capítulos está destinado a una temática de terror. Han ido cambiando de nombre a lo largo de las temporadas (Especial Halloween, Noche de Brujas, La Casa-árbol del Terror), pero siempre tienen el mismo esquema y el mismo tema.

Consta de tres episodios cortos, en los que se narra una historia de miedo o se parodia algún thriller de suspense o terror.

Características peculiares de los personajes

Una característica fundamental es la caracterización de los personajes que viven en Springfield. Muchos de ellos poseen un tono distintivo o una coletilla que les hace únicos e inconfundibles.

Por ejemplo, la risa del Dr. Hibbert, los diminutivos de Ned Flanders, el gesto de lamento de Homer D’oh!, la risa de mofa de Nelson, la frase “multiplícate por cero” de Bat, los eructos de Barney…

Llamadas al Bar de Moe

También es algo muy característico, aunque no en todos los episodios sucede, las llamadas de Bart al Bar de Moe para burlarse de él gastándole una broma pesada, haciéndole preguntar por un hipotético cliente que allí se encuentra, y provocando que los presentes se mofen del tabernero.





La Familia Flanders

15 01 2010

Alberto Peña

Estos peculiares personajes de Los Simpsons, son actores secundarios que a menudo aparecen en los capítulos. Son los vecinos de Homer y Marge, y su familia está compuesta por cuatro miembros.

Ned es un escrupuloso cristiano, que vive de acuerdo a los dictados de la Biblia, sin saltarse en ningún momento mandamiento alguno, aparte de tener un toque afeminado y cursi, y una tendencia un tanto absurda a la hora de hablar, utilizando diminutivos en sus frases continuamente. Maude es una recatada esposa, siempre correcta y que también practica la religión de su marido, aunque no lo lleva tan al límite como su esposo. Cuida de sus hijos y de Ned, e intenta evitar que este se relacione con Homer porque le cree un inepto y tonto desde que intentó seducirla en un episodio que resulta ser una parodia de la película El hombre que susurraba a los caballos. Maude muere en una carrera de coches Nascar debido a que Homer esta haciendo una de las suyas, y la esposa de Ned cae desde la grada precipitándose al vacío, en el episodio “Solito otra vez naturalmente”. Por otro lado están Rod y Todd, hijos del matrimonio, y algo singulares. Debido a la religión que practican y que su padre lleva a rajatabla, no tienen la infancia de cualquier niño, ya que apenas ven la televisión o se relacionan con los demás niños de Springfield. Además de eso siempre ha existido en la ciudad la creencia de que ambos son homosexuales, y en realidad lo parecen, siempre con sus cursilerías y sus semejanzas con términos bíblicos. Es más, en un episodio en que ven el futuro, aparece la imagen de los pequeños Flanders, ya mayores, que han salido del armario.

La familia Flanders es un tanto diferente, sus hijos se acuestan cuando todavía es de día, acuden sin falta a cada oficio en la iglesia y no dudan en llamar al reverendo Lovejoy cada vez que tienen una duda sobre algo que puede infringir la voluntad del señor. La verdad es que en un episodio Flanders sufre una desgracia desmesurada y decide que Dios no está de su parte y se declara en rebeldía sin ir a misa, pero rápidamente cambia de opinión y pide perdón a lo más alto por su error. Esto es lo más lejos que ha estado Flanders del ateísmo.

Por otro lado Ned tiene una extraña relación con su vecino Homer, que no duda en aprovecharse del bondadoso del bigotillo para pedirle innumerables utensilios y favores que nunca devuelve.

Parecen una familia normal, pero la familia Flanders parece una crítica de Matt Groening a las enseñanzas bíblicas, que no pueden ser cumplidas al 100% porque ocurriría algo parecido a lo que pasa en la serie.





Los Ciudadanos de Springfield I

25 11 2009

Ciudadanos de Springfield

 

Alberto Peña

La ciudad de Springfield alberga, aparte de a la familia Simpson, a numerosos y característicos personajes habituales en los capítulos de la serie. Muchos de ellos encarnan el estereotipo que la sociedad tiene de ciertos trabajadores o clases sociales.

Apu Nahasapeemapetilon: es un inmigrante indio integrado en la sociedad. Cumple el estereotipo de inmigrante estadounidense que abre una tienda Supermarket, en el caso de la serie, el Badulake. Está casado con una joven india guapa y atractiva que sus padres determinaron como su esposa cuando ella apenas era una niña.

Clancy Wiggum: es el jefe de policía de Springfield. Encarna al típico policía estadounidense torpe y que apenas hace otra cosa que alimentarse a base de donuts. Son muchas las veces que, al intentar resolver un caso junto a sus dos ayudantes Eddie y Lou, no acaban metidos en un farragoso estropicio.

Moe Szyslak: como no podía ser de otro modo, alguien tiene que servirle las cervezas a Homer y a los demás borrachos de la ciudad. Ese es el papel que desempeña Moe en la serie. Amigo de Homer, es un sucio tabernero solitario, que emborracha a sus clientes y luego los trata como si fueran ratas.

Barney Gumble: es el borracho del pueblo y no pasa un día sin que no pise el Bar de Moe. A su taburete no le da tiempo a coger polvo, ya que pasa más tiempo sentado en él que otro sitio. Siempre borracho, muchas veces aconseja a Homer en sus conversaciones el la tasca.

Reverendo Lovejoy: entregado a Dios, es el sacerdote de la ciudad e imparte misa cada domingo en su iglesia cristiana. Enamorado de las maquetas de trenes y algo aprovechado de la fe para recaudar, vive junto a su esposa Helen Lovejoy, una mujer que predica la fe de su marido pero en realidad es una arpía cotilla que se regodea en el mal de los demás.

La Familia Flanders: son los vecinos de los Simpson. Encabezada por Ned, un correctísimo hombre de fe que antepone a Dios sobre todas las cosas y que no es capaz de soltar ninguna palabra soez o malsonante. Se cuida mucho y tiene un cuerpo digno de gimnasio, pero incapaz de besar a otra mujer. No infringe ningún mandamiento de la Biblia por represalias de su Dios. Homer se aprovecha continuamente de él, pidiéndole cosas prestadas que nunca le devuelve. Maude es una culta y educada ama de casa que practica el cristianismo al igual que toda su familia, y se dedica a cuidar de sus hijos, Rod y Todd, que son dos críos religiosos que no se salen de las pautas que marca la Biblia y su padre. Siempre se ha rumoreado en el pueblo que son un poco afeminados, algo que se corrobora en una de los capítulos donde se ve el futuro y definitivamente han salido del armario.