Bender, un ejemplo a NO seguir

18 02 2010

¿Quién dijo que no iba a haber robots entre los humanos? En la sociedad que Matt Groening ha creado para su serie Futurama los robots inundan las callas de Nueva Nueva York. En concreto me centraré en Bender, protagonista principal de la serie junto con sus amigos.

Bender es un robot doblador de vigas, creado única y exclusivamente para ese fin, pero decidió dejarlo porque resulta que esas vigas se utilizaban en cabinas de suicidio, asique decidió no seguir doblando más y dedicarse a vivir su vida, una vida llena de excesos, broncas y delitos. Aunque también hay lugar a amigos y amoríos.

Conoció a Fry cuando ambos iban a hacer uso de una de esas cabinas de suicidio, pero el humano consigue hacer entrar en razón al robot. A partir de aquí se fragua una amistad inseparable entre estos dos personajes. A partir de aquí empieza a trabajar como cocinero de Planet Express, y es que es un fanático de la cocina, aunque su falta de sentido del gusto le hace ser un nefasto cocinero.

Su personalidad y características son un tanto peculiares, pues parece un robot que siente y padece como un humano. Y así es, aunque es metálico siente en sus extremidades y cuerpo, sus brazos se alargan y encogen a su antojo, incluso se puede desmontar por partes. Su personalidad es dantesca. Bebe alcohol para mantenerse sobrio, fuma puros como un cosaco, trata con robotpilinguis, es egocéntrico y egoísta, vago, poco o nada honesto, y tiene un problema serio con los robos, es un cleptómano sin prejuicios, que sólo busca lucrarse a costa de las carteras ajenas. Siempre está diciendo palabras malsonantes, incluso le quitaron un programa de TV que tenía por ser perjudicial para los niños. Además no dice más que tacos y Pero como toda persona tiene sus miedos y debilidades. Teme a los abrelatas, porque uno mató a su padre, y también a los imanes que inhiben su sistema de inhibición y le hace cantar música folclórica. Además si cae boca arriba, le ocurre como a las tortugas y no puede sino zarandearse de un lado a otro sin ser capaz de levantarse.

Sin embargo tiene unas características físicas le hacen indispensable para los repartos de su empresa, pues puede aguantar altas temperaturas, no necesita oxígeno para sobrevivir, además de la accesibilidad de sus extremidades extensibles.

Todo un ejemplo de lo que no se debe hacer en la piel, o mejor dicho, en la chapa de un robot, que acuña una característica frase que dice continuamente para humillar a su interlocutor: “Besa mi brillante culo metálico





Nueva Nueva York

28 01 2010

Después de muchas guerras, de que muchos alienígenas tomen el poder en La Tierra y caigan derrocados, y después de un nuevo renacer, en el año 3.000 nuestro planeta vuelve a estar en manos de los seres humanos, pero existen algunos cambios considerables. Esta sociedad del futuro es hiperdesarrollada, aunque todavía quedan algunas cosas que recuerdan La Tierra de nuestra época.

Nueva Nueva York es la capital, en la que viven la mayoría de los humanos del universo, junto con Marte, planeta que ha sido habilitado para que la presencia humana sea posible. En esta ciudad es donde viven nuestros protagonistas que, no todos son humanos, y es que ahora La Tierra es una mezcla de distintos tipos de formas de vida entremezcladas entre sí, que conviven en la mayoría de las veces pacíficamente, aunque en momentos los roces y las disputas debido a la diversidad aparezcan. Nueva Nueva York puede dividirse en tres partes: el cielo y espacio, por el que viajan numerosas naves espaciales, entre ellas la de Planet Express, la superficie, compuesto por las calles y aceras por las que pasean los seres que habitan aquí, aunque también existen una serie de conductos de succión que te llevan rápidamente de un lugar a otro a través de una maraña de tubos repartidos por toda la ciudad. Por último existen las alcantarillas, hogar de los mutantes, que tienen subir a la superficie, y es que estas alcantarillas son el lugar donde se tiran todos los productos nocivos, radiactivos contaminantes que se generan en la superficie, por eso los seres que aquí viven tienen numerosas deformaciones y alteraciones físicas ocasionadas por estos vertidos. Las ruinas de la antigua New York City están sumergidas en las profundidades y en las alcantirllas.

Es una sociedad un tanto complicada donde se mezclan humanos, mutantes, alienígenas de todo tipo, entes gaseosos, langostas, robots…





Museo de Cabezas

20 12 2009

Alberto Peña

En el mundo de Futurama también hay cabida para los personajes famosos de nuestra época, pero no exactamente como los conocemos ahora.

Nuestras estrellas, presidentes, actores, deportistas y demás personajes públicos, toman vida en el año 3.000 gracias a un proceso de conservación de sus cabezas. ¡Si, de sus cabezas! Éstas están sumergidas en pequeños tanques con un líquido que las mantiene en plena forma, incluso siguen vivos, hablan y participan de la vida de Nueva Nueva York.

Muchos de ellos están expuestos en el famoso Museo de Cabezas y pueden ser visitados por quien esté interesado en ello. Así, personajes como George Washinton, Dennis Rodman, Leonardo DiCaprio, Pamela Anderson o George Foreman, aparecen vivitos y coleando, y con muchas ganas de cháchara.

Mención aparte tiene Richard Nixon, antiguo presidente de los Estados Unidos, que aparece repetidas veces en la serie, incluso, en uno de los capítulos, compra el cuerpo de Bender y toma forma. Más tarde, en ese mismo episodio, conseguirá un megacuerpo robot con el que atemoriza a todos.

Es una imagen caricaturesca de los conocidos personajes que copan nuestra actualidad, pues no pueden sino depender de un bedel para ser transportados de un lugar a otro. Una chapa con su nombre en el borde del recipiente que les contiene es la única seña de identidad que les queda. Como no podía ser de otro modo, Matt Groening también toma parte en esto y, su cabeza, también aparece representada en la serie.

En uno de los capítulos se puede observar gran cantidad de estas testas famosas expuestas en el museo, que se divide en zonas dependiendo de la profesión que tuviera cada cual en su momento. Resulta gracioso ver como discuten entre presidentes, teniendo en cuenta que son meros objetos situados en una repisa a la vista de la gente.





El Universo de Futurama

6 12 2009

Alberto Peña

En esta serie, Matt Groening ha creado un mundo futurista que data del año 3.000, en el que conviven juntos todo tipo de razas alienígenas venidas de los diferentes planetas del universo, con los humanos y los robots. Todo confluye en la Tierra, en la ciudad de Nueva Nueva York, pero los viajes a través del espacio son algo habitual, tanto para trabajar como para el ocio. Las características de esta sociedad del futuro coinciden en muchos casos con particularidades de la sociedad actual en la que vivimos.

En cuanto al tráfico, se puede observar que la cosa cambia, pues las naves espaciales abarrotan el espacio aéreo de la ciudad, pero comparten esta congestión con los habituales coches de nuestra época, que todavía sobreviven y funcionan por las calles. Bajo estas se encuentra otro mundo bajo el alcantarillado de Nueva Nueva York, donde corren ríos de agua infectada por todo tipo de sustancias nocivas, donde vive la población de mutantes a los que les está prohibido subir a la superficie. Si se mira hacia arriba, fuera de la Tierra, nadie entendería que en los viajes espaciales interplanetarios pueda uno encontrarse retenciones y atascos por el espacio, pero el autor caricaturiza este hecho de nuestros días aplicándolo a la sociedad del año 3.000.

En cuanto a las poblaciones, existen numerosas civilizaciones distintas en los diferentes planetas. En la Tierra conviven humanos, robots y alienígenas. Marte alberga prácticamente las mismas criaturas y además está la Universidad de Marte, una de las más respetadas de la galaxia. Por otro lado podemos encontrar el curioso cementerio espacial, que está orbitando alrededor de la Tierra, como un satélite, y es allí donde se da culto a los muertos humanos bajo una cúpula transparente. Una vez los difuntos reciben sepultura los envían a través de un conducto a pulular eternamente por el espacio. Amazonia, otro de los planetas aloja una raza de gigantes y atractivas mujeres, que están caracterizadas por el rechazo al hombre y se plantea como una sociedad feminista gobernada por una robot a la que veneran. Otro reducto del universo conocido es Omicron Persei 8, un planeta con tradición guerrera, en el que viven una especie de monstruos colonizadores, que admiran la serie humana de Abogada Soltera y comen todo tipo de criaturas.

Otros lugares de civilización en el universo de Futuraza son la Luna, satélite de la Tierra donde se ha montado un enorme parque de atracciones con gravedad artificial, pero fuera viven personas. Trisol es otro planeta con tres soles y con una temperatura muchas veces superior a un desierto, insoportable para un humano, por lo que sus habitantes han evolucionado y se han convertido en agua liquida. Júpiter es el gran vertedero espacial que huele a fresa, al igual que Saturno, pero este huele a pino. Decapod 10 es el planeta natal de Zoidberg, con un paisaje arenoso como si fuera una playa, donde los edificios están construidos con arena y fango y donde habitan langostas del tamaño de un humano.